martes, 20 de enero de 2009

Del intrincado mundo del Cojo



- Beto... ven !
- Momento, ya Dvorjak
- A donde Bach ?
- Voy al restaurant de Don Schumann, tengo Messiaen reservada
- Y puedo ir yo ?
-A vos te Falla?, no seai Vivaldi , vos siempre tan Locatelli.
- Te hai vuelto muy Katchaturian, todo porque tenís pega y te creís más Liszt.
- Apúrate, porque me espera un Chopin heladito sin espuma, unos Granados que están de Mascagni, un Moussorgski de alcachofas y de postre un gran Berlioz con mucha azúcar flor o puedo pedir un café con Tartini, y de Weber, pediré al Mozart que me sirva otra Copland, así que.....
- Puccini, necesito que me aconsejes y además estoy sin pega, ando de Wagner y más encima estuve en cama con Scarlatti, y no he podido pagar las cuentas....ay de Hindemith.
-Pucha, y cuánto Debussy ? yo no te puedo Paganini, si querís podís Scriabin una carta a personal, es todo lo que puedo hacer. En esto no tengo ni Boyce ni Botto.
- Chis, de donde Salieri, yo no te pedí nada de plata, sólo una ayuda para conseguir una peguita; es como encontrar una aguja en un Pachelbel.
- Nin por nada, arréglatelas vos Soler no más, ya me dejaste Mahler la última vez.
- Porqué mejor no cerrai la Boccherini y me dejai hablar, te pido esto porque necesito Alkan una Smetana en mi vida, por otra parte mi polola es tan Bruch... no me da Respighi
- ¿ Cual? esa que tiene el Monteverdi bien levantado, la que te conquistaste con sólo un Rameau de Rossini ?
-Sibelius, la misma
- No podís ser tan Penderecki.
-Andate a la Schubert, pensaba que eras buena Haendel
-Para serte Franck, me importa un Karajan
- No pensé que podías ser tan Bruckner, me voy a sentar a un banco de la Piazzola; me sentí medio Marais, y con este cielo Grieg el día se puso Frescobaldi. Mejor me Guarnieri en mi casa y en cuanto Mayerbeer el agua, me caliento una leche con Milhaud, me como una simple marraqueta con Turina; y después prendo la Telemann, hoy dan la Pergolesi de las flores...
- Yo ya la Wieck
- Puchas, además tengo que que Reger el jardín, pero después me voy a dormir como un Cherubini.
- Ya, Tchaikovsky nomás y déjate de hinchar las Boulez.
- Chausson y hasta nunca.

1 comentario:

Arquitextista dijo...

En un bar, Un compañero de dramaturgia contó algo así, pero con marcas de autos.

Demasiado gracioso.

Beso.